viernes, 14 de agosto de 2009

La memoria


en una pagina de facebook, sobre la memoria historica de asturias, he encontrado este articulo que me ha emocionado, va por la gente que vivió con el miedo que producía ser del bando de los perdedores, gente que luchó por sus ideas. Como muchos yo tambien quiero hacerle un homenaje a esa gente olvidada.

La memoria puede dormir en los libros, en las piedras, en la montaña, en recuerdos escondidos, en sentencias injustas, en filmaciones antiguas, en una fotografía,... pero sigue dormida si los hombres no la despiertan y la ejercen. "¿Para qué sirve la memoria?" preguntan algunos con gesto de molestia.

La memoria sirve para romper los techos grises,
para nombrar a los árboles y las plantas,
para situar un poema,
para cantar,
para descubrir un agujero de bala,
para reconocer los derechos de un pueblo que emigra,
para dar cobijo,
para no respetar los altares,
para nombrar al viento y la lluvia,
para borrar la esclavitud,
para evitar una guerra,
para no creer que la pobreza es algo inherente a los hombres,
para reivindicar otras banderas,
para que los pueblos sean sabios,
para entender la letra de "Asturias" y saber que no la escribió Victor Manuel,
para volver a casa,
para leer en los muros,
para oponerse al derribo de la cúpula de una cárcel,
para enumerar los nombres de los asesinados,
para ver el luto de una matanza en el escudo del Caudal Deportivo,
para cerrar la herida que sangra,
para apreciar y defender un idioma,
para buscar el espíritu en los adoquines que tapó el asfalto,
para leer en las nubes los días que llegan,
para romper el silencio de un exilio,
para recordar el otoño,
para santificar las cunetas,
para aguantar un golpe,
para que, como decía León Felipe, no nos duerman con cuentos,
para deslegitimar un sistema,
para encontrar una semilla,
para orientarse en la niebla y guiarse en el mar,
para distinguir entre el buen y el mal ladrón,
para levantarse del suelo,
para intuir a Lorca y a Miguel Hernández,
para dar las gracias a
Charles Donnelly, Christopher Caudwell, Julian Bell, Ralph Fox y a Pablo de la Torriente Brau
por dejar sus vidas aquí,
para defender a los pueblos,
para que los muertos no mueran,
para cruzar la frontera,
para esconder un arma,
para derribar un gobierno.

Para que el mundo avance se necesita memoria.
Por eso la memoria molesta.

CAROLA DEL RÍO FERNÁNDEZ

4 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

increible tu texto te espero veni a formar parte de un grupo y a divertirnos se ha dicho

Franziska dijo...

El texto es magnífico y, humildemente, yo añadiría que sin memoria el hombre sería menos que una hormiga que sí la tiene.

No hay tragedia personal más importante que la pérdida de la memoria y, desgraciadamente, tiene un nombre alzheimer. Se llevó demasiadas vidas para que pueda ser barrida, así sin más.

Ah, se me olvidaba: yo también nací en Oviedo pero tenía unos nueve meses cuando mi familia salió en dirección a Madrid. Quiero mucho a Madrid sin embargo nunca me he sentido madrileña.

Xurde dijo...

Hola Loli te agradezco tus visitas de todo corazón, serás bienvenida siempre que lo desees.
El texto que aquí presentas sobre la memoria por un tiempo "olvidada" me ha hecho recordar una canción de Ruben Blades que me encanta, se titula "Prohibido olvidar", del disco "Caminando".

Saludos

Xurde

Acuarius dijo...

un avanzado saludo :)