martes, 27 de octubre de 2009

El diamante


El discípulo fue a visitar a su maestro y le preguntó:-Maestro, ¿que valor tiene ciertamente la amistad?El maestro sacó un diamante de una bolsita y le lo entregó al discipulo, diciendole:-Quiero que vayas al mercado y que diferentes comerciantes te ofrezcan un preico por este diamente, aunque no debes venderlo.En primer lugar el discipulo visitó una frutería.Enseñó la gema al frutero y le preguntó cuanto le daría por ella. El frutero repuso:-Yo podría darte hasta dos kilos de naranjas.Mas tarde, el discipulo preguntó a un vendedor de patatas, que dijo:-Podría ofrecerte hasta cuatro kilos de patatas.El discipulo decidió entonces visitar un joyero, quien ofertó hasta mil rupias. Continuó visitando joyeros y cada uno de ellos estaba dispuesto a darle un poco más por el diamante. Finalmente, uno de los joyeros, el mejor de la localidad examinó detenidamente el diamante y dijo:-Mi buen amigo, tú no puedes vender este diamante. Es tan fabulosos que no tiene precio.-El discipulo regresó junto al maestro y le puso al corriente de sus gestiones. El maestro explicó:-Supongo que ahora ya has encontrado respuesta a la pregunta que me hiciste. La amistad puede valer dos kilos de naranjas o cuatro kilos de patatas, o puede por el contrario, ser inestimable. Depende de su propia visión(Historias espirituales de la india)Para muchos de nosotros la amistad de David no tiene precio, otros sin embargo decidieron ponerle precio y muy bajo por cierto, no hacen falta nombres a quien va dedicado bien lo sabe, allá su conciencia.

7 comentarios:

carmen dijo...

Hola Loli!

Penoso, que algunas gentes valoren tan poco la amistad, y grande, muy grande que otras no la vendan por nada. Sé que tu eres de las que "No tienen precio".

Te echaba en falta por aquí, un abrazo y Axa salu!

virgi dijo...

¡Vaya! Ya has vuelto, te extrañaba.
Que cada uno cargue con sus actos.
Besos, Loli

carmen dijo...

Un saludo! Entraste a mi blog y hoy te he encontrado,
con el sinprecio de la amistad...
Y que no tenga precio nunca, porque si no ya n será amor gratuíto, amor de benevolencia...

ana. dijo...

LOLI: los sentimientos sublimes no tienen precio y el que intenta venderlos, creo que no sabe lo que hace...es como un analfabeto del amor, la ignoracia del alma es mucho más terrible que cualquier ignorancia.
Un beso enorme (sígue escribiendo!!!)

Fernando dijo...

En mi opinión, quien pone precia a la amistad (y/o a otros ingredientes esenciales de la vida) es que no la conoce ni la posee.
Hermoso, Loli.
Un abrazo.

Arruillo dijo...

Me uno a la mayoría: la amistad no tiene precio.
Un beso

carmen dijo...

Querida Loli, te echo en falta... espero que todo vaya bien por allá.

Publiqué una ruta sobre las almenaras de Benalmádena, y me gustaría que la vieras... al final hay un trocito de peli, que sé es de tus favoritas. Míralo! Y me cuentas algo, qué estás muy perdida por el "cyberspace".

Un beso y axa salu!