sábado, 16 de febrero de 2013

Cuando todo te da la espalda






Tienes una vida dentro de lo que siempre te han inculcado,
lo que tu familia quiere de ti,
lo que espera de ti la sociedad,
haces lo que crees se espera de ti.
Por supuesto esperas que todo te vaya bien en la vida ,
esperas que se hagan realidad las expectativas creadas por ti,
que se haga realidad lo que la sociedad espera de ti,
lo que espera la gente que te importa.
Pero cuando llega el momento de realizarlo estas “solo”,
la sociedad no quiere apoyarte (quien es ella para apoyarte cuando siempre te ha dado?),
tu familia no te comprende
Los que te rodean no juegan limpio
Impera la mezquindad y el juego sucio
La mentira y “el que tiene padrino se bautiza”
poco a poco se van cayendo los pilares de tu vida.
Cuando los valores ya no cuentan y la sociedad te da la espalda,
Solo queda un pensamiento:
Si la sociedad te da la espalda, dale una patada en el culo”

8 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

La vida nunca da la espalda. Todo lo contrario, hay que afrontarla con dignidad y energía, pero nunca con desilusión.
No hay nada superior a la vida

trimbolera dijo...

Mejor que una patada dale un buen pellizco para que se quede desconcertada. Besicos.

Imaginário dijo...

Muy hermoso tuo comentario em mio "espacio imaginario". Me ha gustado muchíssimo de lo tuyo. Gracias. Perdoname las palabras, que me salem como piedras en español. Estoy a seguirte.
Abrazos.
Gilson.

Julia dijo...

Si el mundo te da la espalda, dale la vuelta al mundo.
Aveces pensamos que la vida es un error...equivocación!
Sonrie, llora, rie,grita has lo que sea con tal de que seas feliz.

Gracias, por asomarte a mi blog y comentar.
¡Saludos!




suficiente :Dorar de trsiteza.

Rafaela dijo...

Hola, solo te voy a decir animo, y un refrán. "No hay mal que cien años dure".
Un beso.

Casía dijo...

gracias por vuestros comentarios, la verdad es que no estoy pasando por uno de mis mejores momentos, pero el orgullo siempre me hizo levantarme cada vez que me empujaron y caí de rodillas, así que volver a intentarlo me viene en la sangre un abrazo

Arruillo dijo...

Siempre que con esa patada encuentres tu propio camino, estás en tu perfecto derecho. No hay porque agachar la cabeza y ponerse orejeras, a veces es imprescindible cambiar el rumbo-
Un saludo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.