domingo, 11 de julio de 2010

Dia lluvioso


Mi padre me asombraba muchas veces, aquella entereza y sonrisas en momentos duros como queriendo ser el quien animara, me acaba de venir a la memoria este momento sentados en la sala de espera de radioterapia, nos hizo reir un rato, le dió por contarnos una historia breve que Sé (José de casa Grana, hermano de mi abuelo) de Cezana en Belmonte de Miranda le contó cuando era niño y aquí os la dejo, sí sirve para limar asperezas y sonreir ya me doy por contenta. Un beso papa te echo de menos

Taba un fiu mirando por la ventaña y dijo muy contentu:
-Agua a Dios y venga mayo que mientras llueva no trabayo.
a lo que le responde el padre que estaba escuchando:
-Agua a Dios y mayo veña, que mientras llueva vas picar leña.

5 comentarios:

El tejon dijo...

Que buen recuerdo y que gracioso, sabiduría popular.
Un saludo.

Pluma Roja dijo...

Que bonito y tierno recuerdo.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Elena dijo...

Podría contarte por qué este post me ha llegado al alma. Quizá algún día.

Arben dijo...

Esos sabios...
Desgraciadamente hoy en día muchos jóvenes aunque no llueva, ya no hacen nada y no me refiero solo a la falta de trabajo, hablo de colaborar en casa con su familia.
Para estos en Galicia tenemos un refrán: o que de mozo non traballa, de vello dorme na palla (el que de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja).

virgi dijo...

Eso es tener ánimos y recursos.
Un abrazo, grande