miércoles, 3 de noviembre de 2010

El Amagüesto


Es el amagüesto es un rito pagano cuyo origen se pierde en la memoria de nuestros antepasados, arraigada aquí en Asturias, pero también en muchas otras comunidades Aunque las reseñas de nuestros historiadores y estudiosos de la etnografía las situan en el pueblo celta se sabe, que estas conmemoraciones agrarias formaban parte de las celebraciones ya del hombre prehistórico.
La castaña y el día de los difuntos se asocian desde tiempo inmemorial a la fiesta del amagüestu, que habitualmente se celebra en los primeros días de noviembre, con la llegada del invierno los días se acortan, falta la luz, y esta situación es por la que para los celtas es el principio de un nuevo ciclo (nuevo año)
Los Celtas creían que este fruto era el alma de los difuntos. Cada castaña que se comía liberaba un alma del purgatorio. En muchos lugares y pueblos de Asturias se festeja el día 1 de noviembre, coincidiendo con la celebración celta conocida como Samhain, una ceremonia de origen celta, de culto al fuego y a su efecto purificador sobre los malos espíritus y algunos malvados habitantes del bosque.
Los celtas no tenían templos en el sentido latino de la palabra templum; celebraban sus fiestas y sus ceremonias rituales en los claros del bosque y a poder ser junto algún arroyo. El día 1 de noviembre, los celtas calmaban los poderes del mas allá y propiciaban la abundancia de las cosechas con la celebración de la fiesta samhain, la cual era, para unos, el comienzo del invierno y, para otros, el final de verano; en todo caso era el principio de una nueva gestación y de un periodo de intensa comunicación entre los habitantes de éste y del otro mundo. Se reunía una gran multitud porque era una fiesta obligada. Quien no asistía corría innumerables peligros
Pero no os olvidéis que un buen amagüestu tien que ir regado con una buena sidra dulce, ya que también se está empezando a elaborar la sidra para todo el año

3 comentarios:

luisa dijo...

Con tantas castañas comidas, qué pocas almas han de quedar en el purgatorio...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Castaña, otoño, lugar de encuentro junto a un hogar en el que se asan...

maluferre dijo...

Me encanta tu blog, siempre me enseñas algo de nuestra tierra.
Un saludo.